Columnistas

El año para la certeza entre Chile y Bolivia

Fecha: 10 enero, 2019

Jose Antonio Gonzalez

El año para la certeza entre Chile y Bolivia

José Antonio González
Académico Facultad de Ciencias Jurídicas

Este año se ha estado conmemorando los 40 años del conflicto con Argentina -1978- que nos llevó casi a la guerra. Y se celebra que la paz haya predominado ante la retórica bélica que provino desde el país trasandino. Se ha enfatizado los esfuerzos diplomáticos por sobre los contactos directos castrenses.

Raymond Aron, el intelectual francés, sostuvo que en las relaciones internacionales, bajo la égida del realismo, corriente interpretativa que apela a la primacía de los estados como actores del escenario internacional, cabían dos figuras, el diplomático o el militar. Si bien en nuestra historia del siglo XX han sido los militares los que han zanjado los temas más complejos con Perú y Argentina, detrás estaba el afán silencioso de la diplomacia que, comúnmente, logra los cimientos más duraderos en las relaciones internacionales.

El asunto presentado ante la Corte Internacional de La Haya por Bolivia buscando transformar las diversas tratativas chilenas por mejorar su situación de acceso al Pacífico- demostración clara de buena voluntad, espíritu de integración, aunque agregaríamos de cierta ingenuidad inexcusable en algunos momentos- planteó la sentencia de La Haya el tema más profundo: las conversaciones o diligencias a nivel diplomático bajo cualquier modalidad, pública, confidencial, etc., no constituían obligaciones que se mutaran en negociaciones que fueran acumulándose en el tiempo hasta transformarse en una exigencia de llegar a algún resultado. Ni negociación ni certeza de finalidades.

Aquello fue lo que se dirimió de modo rotundo en favor de Chile en este diferendo interpretativo con Bolivia. No por ello, se deja de conversar, de dialogar, de buscar acercamientos. Los países vecinos son siempre, se quiera o no, naciones hermanas unidas por múltiples factores.

En nuestra política de Estado sobre las relaciones internacionales ha sido invariable no usar este ámbito como excusa o evasión de algún problema mayor en la contingencia interna. Aquello da consistencia y una agenda segura de actuación en nuestras acciones exteriores viendo como horizonte el interés de Chile.

No hay comentarios

Comenta tu también