• ia-ucn

Academia

Astrónomo descubre inusual formación de estrellas jóvenes en la Gran Nube de Magallanes

Fecha: 24 enero, 2017

Astrónomo descubre inusual formación de estrellas jóvenes en la Gran Nube de Magallanes

Cuerpos celestes se ubican en un sector donde solo existían estrellas viejas.

Un equipo internacional de científicos de Chile, EE.UU. y Rusia, liderados por el Director del Instituto de Astronomía (IA) de nuestra Universidad, Dr. Christian Moni Bidin, descubrió un grupo de seis estrellas jóvenes de unos 50 millones de años de edad en la periferia del disco de la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea, en una zona donde hasta ahora solo se conocía la existencia de estrellas viejas.

El hecho que exista formación de estrellas a tan larga distancia del centro de la Gran Nube de Magallanes es un indicio de que hay interacción con otras galaxias, en este caso probablemente con la Pequeña Nube de Magallanes, ya que cuando interactúan se perturban y pueden estresar el gas, el que se comprime y colapsa, formando nuevas estrellas.

Las seis estrellas descubiertas se ubican en una llamativa forma de anillo alrededor de la Gran Nube, que se sospecha puede haberse formado debido a un roce reciente (unos 200 millones de años atrás) entre las dos Nubes.

La investigación forma parte de un estudio más grande que Moni inició en 2013, el cual se denomina “Arqueología Galáctica” y que tiene como objetivo reconstruir la historia de nuestra galaxia y sus sistemas.

Los resultados de la investigación “Estrellas jóvenes en la periferia de la Nube de Magallanes”, serán publicados en la prestigiosa revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS).

ESPECTROS
La obtención de datos se realizó a través de uno de los telescopios Magallanes de 6.5 metros de diámetro del Observatorio Las Campanas, en Chile, sitio donde Moni dispuso de un par de noches para hacer observaciones de una muestra de 31 estrellas, obteniendo sus espectros, lo que evidenció la línea de hidrógeno y helio, y permitiendo con ello la determinación de características como temperatura, gravedad de la superficie, rotación, velocidad, luminosidad, distancia y la edad.

“Todos esos parámetros juntos aclaran efectivamente, por ejemplo, la distancia a la que está de la nube o si está muy de cerca, muy de frente y también la velocidad, porque estas estrellas comparten la rotación del disco de la Gran Nube de Magallanes, ya que si no tuvieran esa velocidad se podría suponer que pertenecen al Halo”, explicó el experto.

“Observamos que son cuerpos masivos, por lo que tienen una vida muy corta, por lo tanto, concluimos que deben ser jóvenes, ya que viven aproximadamente entre 100 y 200 millones de años, y las que estudiamos tienen alrededor de 50 millones de años”, aclaró.

El equipo ya tiene aprobada otra noche de observaciones en Las Campanas para estudiar estas seis nuevas estrellas con mayor detalle.

Esta investigación es la continuación de un estudio realizado en 2014 por el Dr. Moni, en el que se publicó el descubrimiento de estrellas jóvenes en el brazo de adelante del sistema.

A partir de esto, formuló la hipótesis de la existencia de estrellas jóvenes lejos del centro de la Gran Nube. “Iniciamos la búsqueda de estrellas jóvenes en el sistema de Magallanes, pero lejos de donde ya se sabe que existen, que es la parte central de las dos nubes, donde hay formación estelar”, indicó el astrónomo.

Christian Moni estudió una muestra de 31 estrellas, de las cuales solo seis fueron finalmente la que pertenecían a la parte más lejana de la Gran Nube. “Encontramos que estas estrellas se disponen como anillo alrededor de la Nube”, precisó, situación que -aclara- es poco probable que sea casual, por lo que se cree que es producto de un roce entre la Nube Grande y la Pequeña.

Para Moni, este descubrimiento es “la punta del iceberg”, ya que la investigación se enfocó solo en el estudio de las estrellas más brillantes. Con el hallazgo, recalca, se puede entender y conocer otros hechos ocurridos en el sistema. “Con estos estudios, si bien uno investiga la estrella, también se trata de conocer la historia que ese cuerpo pueda contar sobre lo que ha pasado, como en este caso, que cuentan sobre un evento, un acercamiento que hubo en el pasado reciente entre las nubes”, comentó.

El astrónomo destacó la importancia de las nuevas observaciones planificadas. “Esto sería un seguimiento posterior a la investigación que estamos por publicar sobre el hallazgo de estos seis cuerpos celestes, por lo que vendría siendo parte de otro estudio, ya que queda mucho por aclarar y por descubrir, porque podrían encontrarse más estrellas”, enfatizó.

“ARQUEOLOGÍA”
La investigación forma parte de un estudio más grande denominado “Arqueología Galáctica” y que tiene como objetivo reconstruir la historia de nuestra galaxia y sus sistemas, para lo cual se está recolectando información que permita conocer aspectos y detalles que revelen el pasado de la Vía Láctea.

La metodología que se utiliza para realizar este estudio es similar a la que usan los arqueólogos en la Tierra, donde se buscan restos de sucesos para ir reconstruyendo la historia.

El astrónomo indicó que para esta investigación se consideraron cuerpos celestes que puedan aportar información sobre la “vida pasada” de la galaxia, la cual tiene unos 13 mil millones de años según las estimaciones.

“En la Vía Láctea hay cúmulos de estrellas que pueden ser los restos de otras galaxias”, señaló el científico, quien agregó que existe evidencia de la colisión de nuestra galaxia con otras más pequeñas que son atraídas y que, con el paso del tiempo, se han ido integrando hasta formar una sola.

Para el Dr. Moni conocer los vestigios y rastros que dejó este proceso resulta fundamental para conocer la historia de la Vía Láctea. “La idea es estudiar nuestra galaxia como se ve en el presente, para poder así reconstruir los eventos que sucedieron en el pasado”.

No hay comentarios

Comenta tu también